Vinyasa Yoga con Espirales Biomecánicas con Anna Mata

Me llamo Anna y soy una apasionada de la experimentación con el cuerpo y el sonido como camino de autoconocimiento. Desde muy pequeña he tenido la suerte de estar en contacto con la música y con la expresión y conciencia corporal que me acercó directamente al Yoga desde los 18-19 años.

Con el tiempo y gracias a varios viajes he ido aprendiendo nuevas miradas sobre la disciplina y sobre cómo acercarme al cuerpo. La música como herramienta terapéutica es la otra vía que me acompaña siempre en mis sesiones.

La propia práctica del yoga me permite conectar con el observador interno y distanciarme de las situaciones a fin de poderlas ver con la distancia. Entrar en el silencio y observar las sensaciones que surgen en cada una de las posturas o secuencias.

Soy maestra de música, Musicoterapeuta y hice la formación de Hatha Vinyasa Yoga 2015 en Yogaroom, Barcelona. Donde actualmente estudio otro estilo de yoga más tradicional.

Mi relación profesional con los niños, jóvenes y adolescentes es de hace más de 20 años. Y acompañando en procesos más terapéuticos hace más de 10.

¿CÓMO SON LAS SESIONES DE VINYASA YOGA?

Son sesiones muy fluidas, donde encontrarás el contacto contigo misma, y aprenderás si lo permites, a aceptar todo lo que va surgiendo. El movimiento va encadenando cada postura a través de la respiración. Las sesiones se inician con una meditación, calentamiento, sūrya namaskār (con espirales biomecánicas), secuencia creativa de posturas de pie donde la energía va aumentando, posturas de tierra (para bajar el ritmo) y finalmente la relajación final o śavāsana. Uno de los principales pilares es siempre la conciencia de tu propio cuerpo a través de la alineación en cada movimiento y postura.

¿CÓMO SON LAS SESIONES DE YOGA KIDS&TEENS?

Son sesiones muy diferentes que las de Hatha Vinyasa, pero tienen el mismo objetivo común: tomar conciencia del propio cuerpo y de los mensajes que éste nos envía.

La sesión es muy creativa e incluye diversas metodologías. El Yoga es introducido en forma de juego y hay espacio donde se utiliza el arte como expresión creativa y poco a poco se va introduciendo asanas. La canción, el movimiento, la respiración y la relajación son los pilares que sin darse cuenta los introducirán en valores como la compasión, autoestima, solidaridad etc…