Karate-Do con Ángel

Qué es el Karate?

karate (空手道 karatedō, ‘el camino de la mano vacía’) de kara («vacío») y te («mano») —»mano vacía»—, o kárate es un arte marcial tradicional de las islas Ryūkyū pertenecientes hoy día al Japón, actualmente conocidas como la prefectura de Okinawa, basado en algunos estilos de las artes marciales chinas, o Wu Shu, y en menor medida en otras disciplinas provenientes del sureste asiático.

En el karate son permitidos tanto los puñetazos, las patadas, los golpes de codo y rodilla como los golpes con mano abierta (conocidas como manos cuchillo). En algunos estilos además son permitidas las claves, los sistemas de retención o los golpes a puntos vitales.

Es valorado tanto en los aspectos físicos como espirituales llegando a representar una filosofía o forma de pensamiento.

La práctica de esta disciplina, hace énfasis en lo importante que es para el ser humano conseguir un equilibrio y salud en la vida diaria. En un sentido más concreto, el karate, se puede interpretar como una técnica de autodefensa japonesa, sin armas, aunque en nuestra escuela se aprenden conceptos básicos del uso del bokken o katana de madera y nunchaku.

Kata (, o más tradicionalmente, ) (literalmente: «forma») es una palabra japonesa que describe un conjunto de movimientos practicados solo o en pareja. El término  forma es usado por el correspondiente concepto en las artes marciales no japonesas en general.

Además de los beneficios que aporta a la defensa personal, el karate es un ejercicio físico muy completo para hombres y mujeres. Esto se debe a que estimula el funcionamiento de todos los sistemas del cuerpo, y ayuda a desarrollando las facultades físicas. Su práctica continuada inculca el respeto mutuo y el respeto propio, favoreciendo el equilibrio personal y el conocimiento de uno mismo.

Para muchos profesionales, el karate es una práctica profundamente filosófica. El karatedo enseña los principios éticos y puede tener un significado espiritual para sus seguidores. Gichin Funakoshi ( «padre del karate moderno») tituló su autobiografía Karate-Do: My Way of Life (Karatedo: Mi forma de vivir), en reconocimiento de la naturaleza transformadora del estudio del karate. Hoy en día se practica karate para la auto-perfección, por razones culturales, para la defensa propia y como un deporte.
 En tal sentido, este arte se recomendado especialmente para personas en etapa de formación, porqué Ayuda a canalizar la agresividad, así como estimula la concentración y predispone frente a la disciplina.
No hay límite de edad en super práctica. Es de gran Utilidad en el que se refiere a las Capacidad coordinativas, flexibilidad, Fuerza y ​​resistencia. También se incorporan a super práctica técnicas de
meditación Mokuso o «meditación del guerrero» y masaje, que llevaran al practicante a alcanzar el autoconocimiento y el autocontrol, los cuales serán pilares esenciales para el resto de su vida.