Hatha Vinyasa Yoga

Soy la Déborah Brime, un apasionada del yoga y toda su filosofía desde hace más de cinco años, a mi primer viaje y estancia en la India. Desde entonces, he encontrado en esta práctica y ciencia milenaria una herramienta de cuidado y amor personal a la que puedo recurrir siempre que lo necesito. Es un recurso que me ayuda a conectar cuerpo, mente y alma. A la vez, el adentrarme en la filosofía yóguica me ha llevado a introducir cambios en mi alimentación, estilo de vida y manera de ver el mundo en general.

Para mí, entrar en el yoga es como ponerse unas gafas de forma permanente que te hacen ver las cosas desde una perspectiva nueva y diferente, conectando de lleno con quien eres y tu esencia.

Aparte de los cursos y retiros que he hecho en la India y en otros países asiáticos, me formé en 2017 en la escuela Mandiram de Barcelona en Hatha Vinyasa. Se trata de una modalidad de yoga dinámica en la que las posturas de la práctica se enlazan de forma armónica y fluida.

En las clases empezamos con ejercicios de respiración que nos ayudan a parar y calmar la mente, seguimos con un calentamiento suave para reconectar con el cuerpo y realizamos una secuencia de posturas que tiene objetivos diferentes en función de la sesión. Todo ello, nos permite ir encontrando cada vez más armonía física, mental y emocional.